Encuentros con false friends

Los que llevamos varios años estudiando idiomas sabemos de sobra que no debemos confiarnos con ciertas palabras que no son lo que parece. Como traductores debemos andarnos con mil ojos y mantenernos en estado de alerta. Los textos están plagados de encuentros con false friends que, por similitud a nuestro idioma, podemos traducir alegremente por algo que no es y no darnos ni cuenta.

Así, encontramos errores como “Harry se sintió embarazado” en lugar de “avergonzado” en Harry Potter y la Piedra Filosofal. Aunque salta a la vista que esa frase no puede ser así, a nadie se le ocurrió investigar un poco y corregir ese error. Además, no hace mucho, salió la noticia del error que cometió Macron durante su vista a Australia. Macron calificó de “delicieuse” a la esposa del Primer Ministro australiano cuando en realidad quería decir “delightful”. La confusión viene a raíz de las dos acepciones de “delicieux”, que significa tanto “delicioso” como “encantador”. Por suerte para el presidente de Francia, la mayoría se ha tomado su error con humor. No ha trascendido más allá de un puñado de bromas y caricaturas.

Sin embargo, el uso erróneo de un falso amigo puede llegar a tener consecuencias más o menos graves. Entre los más comunes encontramos “constipated”, que significa “estreñido” pero se suele confundir con “constipado”. Aunque más grave aún sería decir “molest” (abusar sexualmente) cuando alguien te está molestando.

False friends

Dejando a un lado estos ejemplos, la verdadera cuestión es que el lenguaje está plagado de falsos amigos. Son muchos más de lo que pensamos, y estamos constantemente en contacto con ellos. No los encontramos únicamente en el lenguaje oral, situaciones cotidianas o en textos generales, sino en cualquier ámbito de especialidad, incluyendo la traducción jurada. Es por eso que necesitamos saber identificarlos y conocer sus respectivas equivalencias en nuestras lenguas de trabajo.

¿Cómo evitarlos?

Lo primero es conocer a la perfección tanto la lengua materna como el idioma extranjero. Nuestro vocabulario debe ser muy amplio y variado y eso es algo que solo se consigue después de haber leído mucho durante nuestros años de formación. Y, hablando de vocabulario, como si no hubiese ya suficientes falsos amigos en la lengua general, también debemos aprendernos los de nuestro ámbito de especialidad. En la traducción jurada, el uso de una correcta terminología es fundamental. Por eso, no debemos dudar de que estamos utilizando el término correcto.

false friends

Los traductores no somos máquinas ni diccionarios andantes. Nuestra capacidad tiene un límite. Es por eso que debemos en buenas herramientas de traducción, documentarnos y revisarlo todo con lupa antes de dar carpetazo a la traducción. En caso de duda, por pequeña que sea, nunca está de más echar un vistacito al diccionario. Ya que tenemos acceso a una infinitud de recursos para apoyar nuestras traducciones, ¿por qué no usarlos?

Desde diccionarios monolingües y bilingües, de uso general o de campos especializados, hasta glosarios y bases de datos. Cualquier medio es bueno para resolver estas cuestiones. La documentación, como decíamos antes, también es primordial cuando nos vemos faltos de vocabulario en un ámbito específico. Asimismo, también podemos hacer uso de distintos foros especializados. Ni siquiera tienen que ser específicamente de traducción: siempre habrá alguien dispuesto a ayudar. De esta forma, creamos una comunidad, una red de profesionales interconectados que ponen en conjunto su conocimiento para enriquecernos tanto a nosotros mismos como a nuestras traducciones.

Publicado en Los entresijos de la traducción.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.